¿Acabará la Unión Europea con las marcas ‘low cost’?

La Unión Europea está tomando acciones que podrían poner en peligro a las marcas de moda rápida con el objetivo de ayudar al planeta. A nivel mundial sólo un 1% de las prendas se reciclan, algo a lo que la UE está planteando diversas soluciones.

Comprar el último outfit de moda que has visto en Instagram de tiendas como Bershka, H&M o Primark puede resultarte satisfactorio y aún más estrenarlo y presumir de él. Pero quizás de ese outfit que te queda tan increíblemente bien haya una historia llena de contaminación que quizás no conozcas. Y es que para fabricar unos vaqueros hacen falta unos 3.000 litros de agua. Si a esto añadimos que la mala calidad y materias primas para fabricar este tipo de moda «low cost» está dañando notablemente al planeta.

Los europeos compramos unos 26 kilos de ropa por persona y año. Para hacernos una idea, en el año 2017, las compras de textiles en la Unión Europea generaron alrededor de 654 Kg de emisiones de CO2 por persona. Lo que supone unos 292.795,8 millones de CO2 sólo en los 27 países que conforman la Unión Europea según la Agencia Europea de Medio Ambiente. La industria textil es la cuarta industria que más contamina por detrás del sector de la alimentación, vivienda y transportes. Un impacto negativo que produce la industria de la moda supera con creces al impacto positivo que pueda generar en la sociedad. Puedes estar muy feliz por estrenar un outfit nuevo mientras llenamos el planeta de CO2, microplásticos y productos químicos.

Anuncios

La Unión Europea responde ante la emergencia climática

Es por ello, que la Comisión Europea ha presentado un paquete de medidas para luchar contra esta problemática. Algunas de sus propuestas son alargar la vida útil de las prendas mejorando así la calidad del mismo. Ya no vale eso de fabricar prendas con una calidad baja ni tampoco exteriorizar su producción. Ahora, la UE pondrá el foco en que la fabricación sea de mayor calidad así como que aumente dentro del territorio la producción de las prendas. Además de prohibir el greenwashing que utilizan estas marcas parar mejorar su imagen, también tendrás que dar información a sus clientes sobre cómo reutilizar y reciclar sus prendas. La UE se ha mostrado firme respecto a las nuevas normativas de sostenibilidad que se tendrán que acatar y es qué, o se cumplen, o las empresas tendrán que marcharse de la zona.

La industria de la moda es la cuarta industria contaminante.

Esto conllevará, posiblemente, un aumento en los precios de las prendas de estas marcas. Pero en cambio, obtendrás una mayor calidad de las mismas. Puede que esto no guste a todo el mundo, ya que estamos muy acostumbrados a comprar barato y en gran cantidad. Si lo piensas bien, que cada 2 meses tu nuevo jersey quede obsoleto no tiene demasiado sentido. Este tipo de cambios a través de las instituciones hará que podamos vivir en un planeta un poco menos contaminado y justo. Podríamos encaminar el planeta hacia un lugar más igualitario y empático, ya que, mientras usamos millones de litros para vestir durante 3 meses, personas no tienen acceso a agua. Mientras se destruye el planeta, las multinacionales se enriquecen creándonos necesidades que en realidad no son para nada necesarias. Nos guste más o menos, debemos hacer un cambio de nuestros hábitos, ser responsables de nuestras acciones nos hace mejores. El cambio tiene que llegar y debe ser por parte de todos, es eso o la constante destrucción del planeta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.