¿Cuáles son los síntomas de la demencia senil?

La demencia senil suele relacionarse con personas mayores, pero lo cierto es que puede afectar a personas de cualquier edad

Antes de nada, será importante tener claro primero el significado de la demencia senil. La OMS (Organización Mundial de la Salud), la define como «un síndrome que implica el deterioro de la memoria, el intelecto, el comportamiento y la capacidad para realizar actividades de la vida diaria.

Además, la asociación asegura que el número de personas que padecen este trastorno cada vez es mayor, siendo una de las principales causas de discapacidad y dependencia para las personas mayores a nivel mundial.

La forma más común de sufrir demencia es mediante la enfermedad del Alzheimer, con un porcentaje de casos entre el 60% y el 70%.

Anuncios

Síntomas de la demencia senil

Actualmente, y según los cálculos de la OMS, hasta 50 millones de personas padecen demencia en el mundo, y se espera que esta cifra se llegue a triplicar en 2050. Es por ello que la asociación asegura que los países tienen la tarea de conocer mejor la enfermedad para poder combatirla.

Aunque a cada persona le afecta de formas completamente diferentes, lo cierto es que este síndrome suele responder a tres etapas diferenciadas: la etapa temprana, la etapa intermedia y la etapa tardía.

La etapa temprana

En primer lugar, suele producirse la etapa temprana, una etapa que puede pasar fácilmente desapercibido, teniendo en cuenta que los síntomas a los que responde son bastante comunes entre las personas. Entre los principales síntomas que se recogen en esta etapa se puede encontrar:

  • La facilidad para olvidar cosas.
  • La pérdida de la noción del tiempo.
  • La desubicación.

La etapa intermedia

En esta etapa, los síntomas son cada vez más visibles, destacando los siguientes:

  • El olvido de cosas que han sucedido recientemente.
  • El olvido de los nombres de persona.
  • Mayor desubicación, que tiene lugar incluso dentro de casa.
  • Problemas para comunicarse eficientemente.
  • Requieren mayor nivel de cuidados.
  • Repetición de las mismas preguntas.

La etapa tardía

Se trata de la última etapa de la enfermedad. En ella, los síntomas ya son muy graves y destacan los siguientes:

  • Desubicación espaciotemporal.
  • Difícil reconocimiento de personas conocidas, incluso las del ámbito más cercano.
  • Dependencia para el cuidado personal.
  • Dificultades para andar.
  • Posibilidad de alteraciones en el comportamiento que desemboquen incluso en violencia.

Quizás te interese: ¿Son las personas con discapacidad las grandes olvidadas?


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *