Mejorar la productividad: organiza tu agenda

Para conseguir una mayor productividad, es necesario planear correctamente tu día

Hoy en día es muy difícil optimizar nuestra productividad, para llegar a ser capaces de conseguir llevar a cabo en un día todas nuestras tareas pendientes.

Hay muchos aspectos que pueden influir actualmente en que nuestros días sean poco productivos: el trabajo, los cuidados, el estrés, la ansiedad, etc. Pero no es el fin del mundo, y es que si te organizas bien, serás capaz de llevar todas tus tareas sin problema y sentirte mejor si no lo consigues. ¿Quieres saber cómo? ¡Sigue leyendo que te lo contamos!

Organiza tu agenda

Es fundamental que tengas apuntado en una agenda cada una de las tareas que quieres realizar cada día. De esta forma, la mente logra esquematizar las actividades y hacerse una idea mental de los objetivos que tiene previstos para el día.

Anuncios

El truco a la hora de organizar la agenda es que seamos capaces de sintetizar. Si nos encontramos frente a una hoja llena de anotaciones desarrolladas, posiblemente nuestra mente desconecte. Sin embargo, si somos capaces de realizar esquemas con frases muy cortas, que nuestra mente sea capaz de desarrollar, no se saturará de información y será capaz de comprobar, de un solo vistazo, lo que tiene pendiente.

Mejora tu productividad haciendo los días más largos

Posiblemente muchos días llegues al final del día sin haber conseguido todo lo que te habías propuesto. Para que esto no sea un problema, puedes intentar hacer tus días más largos. Y no, no se trata de crear una máquina del tiempo, se trata de levantarte un poco más pronto, con la intención de que tengas más tiempo para hacer cosas a lo largo del día.

Adelantar la hora de levantarse puede ser duro al principio, pero lo cierto es que la mente y el cuerpo se terminan acostumbrando a todo. ¡Date tiempo!

Márcate un horario y piensa en el día siguiente

No solamente está bien que te marques el horario de trabajo, sino que es muy importante que marques la hora de descanso. Tiene que haber un momento en el que las obligaciones terminen, por el bien de tu salud mental. Es por ello que, igual que tienes que intentar ser productivx durante el día, es importante que a cierta hora esto acabe y desconectes de cualquier obligación. Si te acuerdas de alguna tarea que no has realizado, no te sientas mal, ¡pásala al día siguiente!

El ejercicio físico siempre es buena opción

Quizás puedas pensar que realizar una buena dosis de ejercicio físico no tiene nada que ver con el nivel de productividad, pero nada más lejos de la realidad. Lo cierto es que el deporte es bueno no solamente para el cuerpo, sino también para la mente, así que es muy recomendable realizar un poco cada día. Inténtalo y notarás la mejora.

Seguro que si pones en marcha estos consejos, lograrás que tus jornadas sean un poco más productivas. ¡Ánimo y a por el día!


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *