Filosofía en las aulas: enseñar a pensar

La filosofía siempre ha estado en el punto de mira político. Desde hace más de una década, existe un permanente debate acerca de si esta asignatura es necesaria o no para los institutos y sus alumnos. Es por ello que, en este Día Internacional de la Filosofía, el movimiento se centra más en reivindicar que en celebrar. 

Aunque en el Congreso se propuso justo lo contrario, recientemente se ha comprobado que la reforma de la ley educativa no va a contener un aumento del peso de esta asignatura en las aulas. Por esta razón, muchos profesores han salido los últimos días a protestar y concienciar respecto a la importancia que la filosofía y la ética tiene para sus alumnos.

La filosofía y la capacidad de pensar

Entendiendo la filosofía como la capacidad de reflexionar acerca de todo lo que rodea al hombre y al universo, se podría comprender rápidamente que una asignatura de estas características es esencial para crear una sociedad crítica e introspectiva. 

Anuncios

De esta forma, posiblemente los niños (que no olvidemos que mañana serán adultos) son capaces de aumentar su pensamiento crítico, pudiendo conocerse y entenderse: antes de juzgar al mundo, hay que empezar por uno mismo. 

¿Quién soy? ¿Para qué estoy aquí? ¿Qué quiero hacer? ¿Qué es bueno y qué es malo? Parecen preguntas simples de respuesta básica, ¿verdad? Sin embargo, si te pones a desarrollarlas una por una, posiblemente te surjan varias cuestiones. Porque, aunque a veces se nos olvide, vivimos en un mundo complejo en el que si no generamos preguntas, nunca habrán respuestas.

En esta línea, los alumnos también pueden replantearse las actitudes que resultan beneficiosas o perjudiciales, tanto consigo mismos como con el resto del mundo, entendiendo así la importancia de los derechos humanos y lo que supone el hecho de vulnerarlos. Con la filosofía pueden comprender lo que supone una injusticia y qué importancia tendría combatirla. Podríamos estar hablando de aumentar el porcentaje de personas concienciadas en contra del machismo, el racismo, la homofobia o a favor de un extenso número de derechos humanos. 

Educar a los niños para que sepan leer, escribir o contar es importante para unas próximas generaciones más preparadas. Educar a los niños para que sepan pensar es fundamental para que estas generaciones no se destruyan entre ellas. 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.