El hygge: el estilo de vida que aman los millennials

Noruega es uno de los países más felices del mundo y una de las regiones con mejor calidad de vida según el ‘World Happiness Report’ que elabora cada año las Naciones Unidas. Esto se le atribuye principalmente a que tienen eficientes sistemas de salud y educación pública, sueldos altos, estabilidad política, poca corrupción y bajos índices de desigualdad de género. Pero, además, esto sucede gracias al hygge, la corriente y filosofía de vida que busca la felicidad y la relajación. Ésta podría interpretarse como «lo bueno para el alma» o «lo acogedor».

En pocas palabras, Hygge es disfrutar de los pequeños detalles de confort y desconexión como puede ser el de tomar una taza de café tras una pesada jornada laboral, un libro frente a la chimenea, el sabor de una copa de vino o el olor de la tierra mojada mientras llueve. Es disfrutar la vida, cuidarse y ser bueno con uno mismo. 

Este término ha ganado una gran popularidad entre los millennials, la generación caracterizada por buscar experiencias nuevas más allá de lo material. El Hygge ha comenzado a propagarse en las nuevas generaciones, quienes parecieran estar descubriendo que pasar tiempo con uno mismo, mimarse y relajarse con amigos es una vitamina para el alma.

Anuncios

https://www.instagram.com/p/CFHqZzzgp8R/

“El estilo de vida hygge se basa sobre unos pilares sencillos y lo que busca es vivir con mayor optimismo, positividad y tiempo para uno mismo, alejado de las obligaciones y de la hiperconectividad”

El Hygge incluye una estética propia de los escandinavos: espacios acogedores que contrastan el blanco con la madera, los tejidos de punto, la naturaleza, etc. En moda es descrito como el nuevo «normcore». Tiene el objetivo de alejarse de las pretenciones y acercarse al confort. El Hygge es un look minimal y de apariencia natural. Es más, este se basa sobre 5 pilares: la atmósfera, la ropa, la comida, las actividades y la compañía. Todo esto con el denominador común de «lo acogedor».

Pasos para tener un día hygge:

  1. Ponte música tranquila y que te haga sentir bien
  2. Prepara para comer algo saludable y rico 
  3. Coloca fragancias para el hogar como velas o difusores de aromas en aceites esenciales
  4. Descansa junto a una manta suave para no despegarte de las sábanas
  5. Relaja la vista apreciando los paisajes desde tu ventana, desde un atardecer hasta el simple movimiento de las nubes
  6. Desconecta con algún hobby para desconectar: Pintar, leer, escribir, tocar la guitarra, ponerte una mascarilla… 

Dale la bienvenida al Hygge y… ¡a disfrutar la vida!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.