Acoso escolar: actuemos como adultos

“El acoso escolar se ha convertido en un gran problema para la sociedad”. ¿Cuántas veces has escuchado o has dicho esta frase? Seguramente muchas, pero lo cierto es que el acoso escolar lleva en el entorno educativo muchísimo más tiempo del que solemos pensar. No existen épocas para la agresividad, la sensación de superioridad o la inseguridad.

Por supuesto, la tecnología tiene un papel fundamental en el desarrollo de este problema. Con la gran cantidad de dispositivos que existen y el fácil acceso a las redes sociales, se han incrementado las formas de comunicación, pero también las de intimidación. 

Hoy, día 5 de noviembre, ha sido señalado por la UNESCO (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura), como el Día Internacional contra la Violencia y el Acoso en la Escuela, incluido el Ciberacoso. 

Anuncios

El papel de los padres

En primer lugar, es importante que los padres no piensen que su hijo jamás sería capaz de hacer bullying. No hay un perfil de víctima ni de acosador; esto quiere decir que, dadas las circunstancias, cualquier persona podría serlo. 

Y, por supuesto, hay que tener en cuenta que, si se descubren aspectos preocupantes, es importante actuar en consecuencia, poniéndose en contacto con el centro y tomando medidas.

¿Arreglar la violencia con violencia? Frases como “Lo que ha necesitado es un guantazo a tiempo” son muy peligrosas; nadie se merece un guantazo. Pagar «con la misma moneda” solo incrementará el odio y el mal ejemplo.

Hablar, entender o razonar son aspectos que los padres han de tener en cuenta a la hora de tratar con su hijo, bien sea el acosador, el acosado o ninguno de estos sujetos. 

En el entorno educativo

Es importante que, desde el centro, también se esté atento a cualquier gesto o palabra mínimamente preocupante, para evitar el desarrollo del problema hasta niveles insalvables. 

La Asociación Española para la Prevención del Acoso Escolar (A.E.P.A.E), ha desarrollado un Plan Nacional para la Prevención del Acoso Escolar, resultado de casi 20 años de especialización en el tema, que se ha convertido en un auténtico referente a nivel nacional.

Plan Nacional de Prevención del Acoso Escolar, desarrollado por la AEPAE.

Pero, ¿qué hay del Protocolo de Actuación? En muchas ocasiones, los centros no son capaces de afrontar el problema a tiempo, o no le prestan la atención necesaria, lo que supone que el problema se agrave. 

La AEPAE también ha desarrollado un Protocolo de Actuación cuya idea es que no solo funcione ante un caso de acoso, sino que sirva también como prevención para que este no se desarrolle. En él, se trata la prevención, alerta y actuación ante un caso de acoso, tanto por parte de las familias, como por parte del alumnado o del colegio. ¿Quieres saber más acerca de este Protocolo de Actuación? Pincha aquí.

Es importante que los protocolos se lleven a cabo por todas las partes, ya que solo de la rigurosidad se puede sacar un buen resultado. El protocolo debe de ser algo que surja de la necesidad y la concienciación, no de la obligación y del deber social.

La importancia de un adulto informado

Es necesario conocer y evitar los principales errores en la percepción del problema. El acoso no es una cosa de niños, no hace falta que sea diario para que sea acoso y la agresividad no necesita ser física, ya que el acoso verbal y psicológico pueden ser igual o más dañinos que el físico. 

Ni el niño acosador, ni el acosado, están desarrollados emocionalmente; es por ello que la intervención de los adultos es fundamental para reconducir actitudes dañinas. No olvidemos que el futuro de nuestra sociedad está en la educación que damos hoy.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.